Diabetes Tipo II: la importancia de la alimentación

Diabetes Tipo II: la importancia de la alimentación

Diabetes Tipo II: la importancia de la alimentación

La diabetes mellitus tipo II también llamada diabetes no insulino-dependiente es la de incidencia más frecuente (90% de los casos) y suele afectar a personas entradas en la madurez.

Se caracteriza por un doble inconveniente: el organismo presenta una deficiencia en la producción de insulina, o la insulina generada no metaboliza el azúcar de forma satisfactoria. El resultado en ambos casos es la hiperglucemia, o aumento en los niveles de glucosa sanguínea.

El perfil general de la persona que sufre diabetes tipo II suele ser alguien de edad avanzada, con sobrepeso y a menudo con familiares de primer grado diabéticos. Los síntomas son fácilmente ignorados y el diagnóstico suele ser tardío.

Es muy importante diagnosticar y tratar la diabetes, porque con el tiempo puede dar lugar a graves complicaciones, especialmente oculares, renales y cardíacas. La diabetes mellitus tipo II y la diabetes gestacional, según qué caso, pueden mejorarse e incluso curarse; sin embargo, los pacientes necesitan una dieta terapéutica específica prescrita por un médico o nutricionista.

Causas y síntomas de la diabetes mellitus

nutricion diabetesLas causas del inicio de la enfermedad son múltiples e interactúan entre sí. Existen factores hereditarios, ambientales o ambos. La vida sedentaria, el estrés y algunas enfermedades son factores desencadenantes.

En un diabético se ven aumentados los requerimientos de glucosa para que pueda funcionar el organismo, lo cual impone al páncreas un trabajo adicional de generación de insulina.

La edad juega también su papel, porque el envejecimiento celular y la pérdida de funcionalidad del páncreas redundan en la menor producción de insulina.

Algunos de los síntomas tipicos de la diabetes tipo II son: cansancio, necesidad frecuente de orinar incluso de noche, sed inusual, repentina e inexplicable pérdida de peso, visión borrosa, y la curación lenta de las heridas.

Dieta y nutrición para adultos en la diabetes tipo 2

Entre los factores ambientales que pueden desencadenar la aparición de diabetes se incluyen el sobrepeso y la dieta desequilibrada. La terapia dietética juega un papel clave en el tratamiento de la diabetes.

Los objetivos de la dieta son alcanzar y mantener un peso corporal deseable, prevenir la hipoglucemia y reducir el riesgo de complicaciones. La planificación nutricional debe ser personalizada y proporcionar al cuerpo los nutrientes que necesita de forma balanceada.

El suministro energético ha de equilibrarse con el gasto calórico diario para evitar el sobrepeso o la desnutrición. Los periodos prolongados de ayuno resultan igualmente perjudiciales.

Una dieta adecuada y equilibrada debe controlar la cantidad de comida y respetar la frecuencia con que ciertos alimentos deben consumirse.

El diabético tipo 2 necesita reducir el consumo de azúcares refinados y de grasas saturadas. Debe prestarse especial atención a la cantidad y a la distribución de carbohidratos en el desayuno, comida y cena y además es primordial el consumo variado de alimentos integrales, frutas y verduras (“no se debe saltar el desayuno”).

El nutricionista indicará al paciente, teniendo en cuenta su peso, medicación, estilo de vida y otras posibles patologías, los alimentos de consumo recomendado y los limitados (como el alcohol o el exceso de sal).